Eloy Martínez, el hombre pez
Fecha lunes, 04 de diciembre de 2006 a las 12:13:25
Tema Noticias sobre pesca submarina


Siempre le ha gustado sumergirse a pulmón en el agua, buscar y rebuscar a los inquilinos de las rocas y darles caza con su pistola. Sus éxitos le han llevado por vez primera a la selección española.


Se lanza al mar siempre con su traje de neopreno, sus aletas y su pistola. Toma aire, hincha sus pulmones y desaparece. Es capaz de descender a profundidades superiores a los 30 metros, de mantenerse bajo el agua entorno a los dos minutos. Y todo sin ayuda de oxígeno artificial, como si de un pez se tratara.

La pesca submarina es la gran afición de Eloy Martínez, este tarraconense de 30 años que se ha convertido en uno de los mejores especialistas de pesca submarina del país y que acaba de ser convocado para representar a España en el Campeonato Internacional que se celebrará el próximo 10 de diciembre en Cerdeña.

Sus últimos resultados, en concreto el título de Catalunya y el séptimo puesto en el estatal, le han llevado por vez primera a la selección. En el catalán, celebrado en L'Ametlla de Mar, obtuvo además su récord de piezas capturadas, con un total de 27. Esa marca no es de extrañar, ya que las cristalinas aguas de La Cala son su habitual centro de entrenamiento. Acude allí unas tres veces por semana y conoce como nadie todos los rincones. «En cualquier campeonato es muy importante reconocer antes el terreno y observar el habitat de los peces para luego saber dónde debes pescarlos», explica el propio Eloy. «Para todo ello necesitas GPS, sondas y una serie de material para saber en qué lugar has identificado los peces y poder volver allí sin perderte».

Luego llega la otra parte de la historia, lograr esas capturas en el tiempo establecido por el reglamento. Rodaballos, meros, sargos, escórporas y congrios son sus presas más asiduas. «Deben tener un peso mínimo de medio kilo para poder puntuar», desvela.

Eloy debe aprovechar al máximo sus inmersiones, aunque sus apneas son muy prolongadas gracias en parte a su capacidad pulmonar, que es de siete litros (el ex ciclista Miguel Induráin tenía nueve en su época en activo).

Habla con prudencia de esas cifras, tras reconocer que éste ha sido un año crítico para la pesca submarina. «Yo mismo he perdido a varios amigos por distintos percances en el agua, por eso es básico pescar siempre con un compañero de tu máxima confianza».

El principal peligro pueden ser esos problemas de respiración, según él, porque los peces nunca le han dado ningún problema. Durante su trayectoria ha acumulado distintos récords personales: un pez limón de 27 kilos; un rape de 19; un mero de 18; o doradas de seis.

En Tarragona, por supuesto, no tiene rival. De ahí que deba competir siempre con clubs de fuera por falta de nivel. Algo que le gustaría que cambiara en un futuro inminente. «Tan sólo somos ocho socios de pesca en la Societat d'Exploracions Subaqüàtiques de Tarragona. Somos la provincia de toda España con menos federados. A mí me encantaría que viniese gente y se aficionara; yo me ofrezco para enseñarles los secretos de este deporte, seguro que quien prueba se engancha. Al principio es duro, pero cuando coges nivel las capturas son mayores», admite.

Fuente: Diario de Tarragona







Este artículo proviene de LaPescaSubmarina
https://lapescasubmarina.com

La dirección de esta noticia es:
https://lapescasubmarina.com/article507.html