•   Principal  •   Fotos  •  Tu Cuenta  •  Foros  •
REGÍSTRATE AQUÍ GRATIS, solo faltas tú. No pierdas la oportunidad de formar parte de esta gran familia de pescadores submarinos, participando en los foros, mostrándonos las fotos de tus capturas y muchas cosas más... pero por favor, revisa antes nuestras normas.

BIENVENIDO, un saludo y buenas pescas.

Pescadores de Ribadedeva que faenaban al rape capturan un extraño pez sin ojos
De todo un poco
   
   Compartir esta noticia en Twitter

El «Estrella de la Mañana» retornaba al mediodía de ayer al puerto de Bustio (Ribadedeva) con una extraña captura entre la habitual carga de rape. La aparición de este pez caído en los aparejos de la embarcación de la Cofradía de Bustio mientras faenaba en una zona conocida como Los Reviros, en un caladero situado entre Ribadesella y Llanes, fue rápidamente puesta en conocimiento de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma), a cuyas dependencias fue trasladado el ejemplar para su identificación. Al cierre de esta edición el pez aún no había sido catalogado, así que sólo había trascendido el asombro de los pescadores.


El extraño pez carece de ojos, el tacto de su piel es similar al de la lija, es de un color negro intenso y de su base parte un largo filamento, igualmente negro. Su tamaño ronda los 30 centímetros.

En la lonja de Bustio, para recordar un caso similar, se remontan unos cuatro o cinco años atrás, cuando se capturó un pez lumpo de cuyas huevas se extrae un sucedáneo del caviar.

Este periódico trató ayer, sin éxito, de conocer, a través de Cepesma, si se trata o no de un pez catalogado y su rareza en los caladeros cantábricos.

Fuente: La nueva España


El pez capturado en Bustio pertenece a una especie abisal y su hallazgo es muy raro.

Cepesma estudiará el ejemplar, que dispone de un órgano luminoso para atraer a sus presas en la oscuridad de las profundidades.

«Cryptosaras couesii» es el nombre científico del pez capturado el pasado martes por el pesquero «Estrella de la Mañana», con base en el puerto de Bustio (Ribadedeva). Se trata del primer ejemplar de esta especie abisal propia del mar Cantábrico que estudiará la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma) con el objeto de entender la evolución y el modo de vida de un pez que puede habitar a profundidades de hasta 4.000 metros.

«En ocasiones puede suceder que asciendan a profundidades menores y sean atrapados por las artes de arrastre de los pesqueros, aunque se trata de casos nada fáciles de encontrar», señalaba ayer el director de Cepesma, Luis Laria, tras el reconocimiento inicial del ejemplar entregado por la Cofradía de Pescadores de Bustio a la coordinadora con sede en Valdés.

El ejemplar de «Cryptosaras couesii» en cuestión mide 37 centímetros y es una hembra, dato que da pie a una curiosidad sobre esta especie abisal: el macho puede llegar a ser hasta treinta veces más pequeño que su pareja. No tiene escamas, su tacto es similar a la lija y, aunque a priori parecía carecer de ojos, sí dispone de ellos, pero son minúsculos. De lo que también dispone es de un fotóforo, un órgano emisor de luz, situado en la parte superior de la cabeza. Esta luz le sirve como señuelo para capturar a sus presas. Dicho filamento termina formando en su parte final un «codo» del que pende un cilio en ángulo que agita cerca de su boca para atraer a los incautos peces que le servirán de comida.

Las explicaciones ofrecidas por la dirección de Cepesma apuntan también a una especie habituada a una «alimentación precaria», a base de especies muy pequeñas y no siempre a su disposición, dada la escasez de vida en las profundidades en las que habita el «Cryptosaras couesii».

Se consideran peces abisales aquellos que viven en profundidades superiores a los 2.000 metros, donde no llega la luz.

El «Cryptosaras couesii» fue capturado por la tripulación del «Estrella de la Mañana» patroneado por Jesús Peñil y con base en Bustio, durante la pesca del rape a unas 200 brazas de profundidad (unos 350 metros).

Luis Laria comenta que el mar Cantábrico es rico en especies abisales, pero, como la gran mayoría de mares y océanos del mundo, es «un gran desconocido» a partir de los 1.500 metros de profundidad.

De lo que también están seguros en la coordinadora es de que el Cantábrico «alberga grandes sorpresas». De hecho, durante los próximos días, además del «Cryptosaras» van a estudiar otro pez encontrado el pasado lunes en A Coruña, el segundo de la familia de los «Iljimaia» capturado en España. Estos dos únicos ejemplares están a disposición de la Cepesma y su rareza en aguas del Norte radica en el hecho de que su hábitat son las aguas africanas.

En cuanto a otros peces similares al «Cryptosaras», la coordinadora custodia seis ejemplares de «Himantolophus groelandicus», un pez preabisal que tiene el hábitat entre los 1.000 y los 2.500 metros de profundidad. Uno de esos ejemplares es una hembra de 19 kilos de peso y 67 centímetros de envergadura, el más grande conocido hasta ahora (la cita anterior de mas talla estaba en los 60 centímetros).

Fuente: La nueva España




   
   Compartir esta noticia en Twitter
Enviada el miércoles, 11 de abril de 2007 a las 11:30:52


Comentarios de usuarios de Facebook




Comentarios de usuarios de la página


Sin Comentarios
No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor


Temas Asociados

De todo un poco

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 3.33
votos: 3


Por favor quédate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo